El consumo de productos lácteos es importante para tener una buena salud en general, especialmente a nivel óseo. Pero más allá de la aportación de calcio que nos dan estos alimentos, el comer queso y otros alimentos lácteos también nos puede ayudar a proteger nuestros dientes de la caries dental.

De entre todos los productos lácteos, el queso es el que más ayuda a controlar las cavidades.

Así lo ha demostrado un estudio publicado en la revista ‘Academy of General Dentistry’ realizado en niños de entre 12 y 15 años divididos entre distintos grupos que consumían diferentes productos lácteos como queso, leche y yogurt sin azúcar. Cada grupo consumía el producto indicado y posteriormente se enjuagaba la boca con agua. A partir de ahí, los investigadores midieron el nivel de pH de la placa dental y lo compararon con el obtenido antes del consumo.

Las personas que conformaban la muestra de leche y yogurt no tuvieron ningún cambio significativo en el nivel de pH de sus bocas. Mientras que los niveles de la muestra que comió queso aumento rápidamente, sugiriendo que el queso tiene propiedades contra la caries.

El autor del estudio, Vipul Yadav, explicó que si el nivel de pH de la boca de una persona es menor a 5,5 esta sufre riesgo de sufrir erosión dental, lo que termina por desgastar el esmalte dental. Así pues, mientras más por encima de 5,5 esté el nivel de pH, menos posibilidades de sufrir caries dental tendrá un paciente.

El estudio concluyó que el aumento del nivel de pH en el grupo de queso se produjo debido a un aumento de la producción de saliva. Además, algunos componentes encontrados en el queso se adhieren al esmalte dental, ayudándole a proteger los dientes del ácido. Lo que significa que aparte de que el queso tiene propiedades que son buenas para los dientes por sí mismas, su consumo estimula la mejor defensa natural de nuestra boca contra la caries: la saliva.

Por todos estos motivos, los productos lácteos y en especial el queso, no son únicamente una alternativa saludable a los snacks y otros productos altamente azucarados, sino que además se deben considerar como una medida preventiva contra la caries dental. Una propiedad que no solo es beneficiosa para los dientes y la boca en sí, sino que también influye en la prevención de patologías como el cáncer gástrico y afecciones como la úlcera de estómago.

Ya lo sabe: si quiere cuidar sus dientes y todo lo que esto conlleva, hará bien en comer queso. Si algún día no puede cepillarse los dientes después de una comida, comer queso para postres le ayudará a mantener tu boca sana.