¿A quién no le gusta disfrutar de los dulces durante la Semana Santa!  Una tentación difícil de evitar, en especial para los más golosos de la casa, entre otras cosas, porque la lista  de lo que nos ofrecen pasteleros y reposteros es muy amplia:  torrijas, pestiños, monas de pascua, leche frita, gañotes, buñuelos, arroz con leche…

Todos ellos casarían perfectamente en el plato del postre durante estos días de Semana Santa. En casa de la abuela, en nuestro retiro vacacional o en el domicilio propio. Y cada maestrillo, además, con su librillo de recetas.

Quieran o no, para muchos estos días será un tiempo en el que levanten el pie a la hora de comer de forma saludable y, quizás, en los que la ingesta de azúcar sea mucho más alta que de costumbre.

Las bacterias que se pueden acumular en la boca convierten el azúcar que introducimos en la misma en ácidos, que, por su potencia, pueden contribuir a la disolución del esmalte que cubre los dientes, lo que dejaría el camino más libre a las caries para que hicieran acto de aparición.

Por todo ello, he aquí una serie de recomendaciones que pueden servir de ayuda contra esos ‘pecadillos’ propios de Semana Santa y que pueden ser útiles para nuestros niños, pero también para los adultos:

  • No descuidar en estos días de descanso el habitual cepillado de dientes. ¡No olvides llevar tu pack de higiene bucodental (cepillo, pasta dentífrica, seda dental…) a tu retiro vacacional!
  • Procura lavar tus dientes inmediatamente después de comer alimentos ricos en azúcares, ya que durante los primeros minutos es cuando existe mayor riesgo de exposición a los riesgos aparejados.
  • Evita dulces que, por sus características, tienden a permanecer mayor tiempo en la boca: golosinas, miel, chocolate…
  •  Evita picar entre horas.
  •  Mastica chicle (sin azúcar) después de comer dulces, ya que produce mayor salivación y, por ende, permite combatir mejor las posibles caries.

Y recuerda: aunque el azúcar es uno de los principales enemigos de la salud bucodental, no es el único alimento que puede provocar caries.